Investigadores del Área de Enfermedades Hepáticas y Gastrointestinales del IIS Biogipuzkoa (Beatriz Nafría Jiménez, Ainhoa Lapitz Dambolenea, Koldo Garcia-Etxebarria, Luis Bujanda y Jesus M. Banales) han liderado un estudio que ha analizado el uso de la microbiota fecal para el diagnóstico de pólipos y cáncer colorectal usando muestras recogidas en Gipuzkoa.

El cáncer colorrectal (CCR) es uno de los tipos de cáncer con mayor incidencia y es la segunda causa de muerte en países desarrollados. Esta enfermedad, entre 2016 y 2019, causó 8.356 hospitalizaciones en el País Vasco, conllevando 85.751 días de hospitalización. Mientras más temprano sea su diagnóstico, más posibilidades de supervivencia hay. En varias poblaciones se ha analizado el uso de la microbiota fecal para el diagnóstico de CCR, al ser una prueba no invasiva. Aunque los resultados han sido variables, varios grupos de bacterias han mostrado ser indicadores útiles para el CCR, aunque encontrar bacterias que hayan sido útiles para pólipos ha sido más esquivo.

En este estudio se analizaron las bacterias que se encuentran en las heces en 30 casos de CCR, 30 casos de pólipos y 30 casos sanos, reclutados en el Hospital Universitario Donostia por el Dr. Bujanda. Hay que destacar que para este estudio se reutilizaron las muestras que se obtuvieron en el programa cribado de CCR, siendo la primera vez que se obtiene la información de la microbiota de los kits utilizados en el programa de cridado.

Los resultados sugirieron que en pólipos y CCR la diversidad de bacterias decrecía comparado con la microbiota de personas sanas. Además, se detectó que tres grupos de bacterias estaban asociados con los pólipos, mientras que seis grupos lo estuvieron con el CCR. Uno de esos grupos, Clostridiaceae, es un grupo relacionado con el desarrollo de CCR y, de manera consistente, en este estudio se observó que tenía menor presencia en las fases tempranas de CCR. Además, se relacionó la variabilidad de número de grupos de bacterias y su presencia con varios aspectos clínicos, entre otros, tamaño del pólipo, fase del tumor o niveles de lípidos.

Las/os autoras/es esperan que los resultados de este trabajo sirvan para seguir profundizando en el diagnóstico temprano del CCR, trasladando y adaptando el conocimiento sobre el papel de la microbiota en el desarrollo de pólipos y CCR a la población del País Vasco. Además, teniendo en cuenta que la microbiota que se ha obtenido desde el kit utilizado en el programa de cribado de CCR, los autores opinan que es un camino prometedor el que abre este estudio.

Este estudio ha contado con la colaboración de investigadoras/es de la Universidad Minas Gerais (Brasil) y Universidad de Gottingen (Alemania); el apoyo del Gobierno Vasco (Elkartek KK-2022/0045) y el CIBER de enfermedades hepáticas y digestivas (CIBEREHD); y ha sido publicado en la revista Frontiers in Microbiology.