Los investigadores Koldo Garcia Etxebarria, responsable de Genética Gastrointestinal, y Luis Bujanda respondable del Área de Enfermedades Hepáticas y Gastrointestinales del IIS Biodonostia respectivamente, han liderado el mayor estudio de genoma completo del cáncer colorrectal en población del País Vasco.

El cáncer colorrectal (CCR) es uno de los tipos de cáncer con mayor incidencia y es la segunda causa de muerte en países desarrollados. Esta enfermedad, entre 2016 y 2019, causó 8.356 hospitalizaciones en el País Vasco, conllevando 85.751 días de hospitalización. Mientras más temprano sea su diagnóstico, más posibilidades de supervivencia hay. Por ello, la genética es una herramienta útil para buscar biomarcadores que ayuden en su prevención y diagnóstico. Así, en los últimos años se han detectado varias variantes genéticas asociadas al CCR y se han desarrollado modelos para calcular el riesgo genético a esta enfermedad. Así, los autores del trabajo analizaron cómo se traslada el conocimiento genético generado en el CCR a la población del País Vasco.

En este estudio se analizaron más de cinco millones de variantes genéticas en más de 800 casos de CCR reclutados en el Hospital Universitario Donostia y más de 900 controles sanos de la población local. Así, los resultados sugirieron 5 regiones genéticas que pudieran estar relacionadas con el CCR. En esas regiones se sitúan genes que previamente se habían implicado en el CCR. Además, el análisis por separado según la localización (colon derecho, colon izquierdo y recto) mostró diferencias genéticas entre las distintas localizaciones, en línea con lo que es conocido en el CCR; y en esas regiones se situaron genes cuya implicación en CCR es conocida.

También se analizó el efecto de los factores de riesgo y la microbiota en el riesgo a CCR mediante análisis genéticos. Así, se detectó el efecto de los niveles de colesterol en el riesgo al cáncer cuando se sitúa en el colon izquierdo y del índice de masa corporal en el cáncer rectal; y de los grupos de bacterias Firmicutes y cianobacterias en el CCR, especialmente cuando está localizado en colon izquierdo.

Por último, se comprobó el desempeño de 25 modelos de riesgo genético en la correcta clasificación de casos de CCR y sanos. Hubo variabilidad en la capacidad de discriminarlos correctamente, aunque el mejor modelo tuvo un desempeño aceptable. Por lo tanto, aún hay que mejorar los modelos de riesgo genético incorporando otras variantes genéticas y factores no genéticos.

Además, se compararon las bases genéticas del CCR con los de la enfermedad inflamatoria intestinal, para encontrar biomarcadores diferenciales. Así, se comprobó que había variantes genéticas que servían para diferenciar ambas enfermedades; y que el mejor modelo de riesgo genético las diferenciaba, evitando así confundir ambas enfermedades y clasificar erróneamente a los pacientes.

Los autores esperan que este trabajo sirva para seguir profundizando en el componente genético de la medicina personalizada, trasladando y adaptando el conocimiento genético de las enfermedades como el cáncer colorrectal a la población del País Vasco; con el avance que todo ello conlleva en el diagnóstico y tratamiento de esta y otras enfermedades.

Este estudio ha contado con la colaboración de investigadores del Hospital Universitario Donostia, Onkologikoa y la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea; el apoyo de la Diputación Foral de Gipuzkoa – Gipuzkoako Foru Aldundia y el CIBER de enfermedades hepáticas y digestivas (CIBEREHD); y ha sido publicado en la revista Cancers.

 

Referencia:

Garcia-Etxebarria K et al. 2022. Performance of the Use of Genetic Information to Assess the Risk of Colorectal Cancer in the Basque Population. Cancers, 14, 4193. https://doi.org/10.3390/cancers14174193