Los resultados de un estudio coordinado por el Dr. Ander Matheu, Jefe del Grupo de Oncología Celular del Instituto Biodonostia en el que también ha participado el Área de Neurociencias de Biodonostia y los investigadores Dr. Angel Nebreda (Instituto Investigación Biomédica de Barcelona, IRB) y el Dr. Juan Pedro Bolaños (Universidad Salamanca), han identificado que los mecanismos que mantienen la homeostasis de las neuronas se desequilibran con el envejecimiento y esto conlleva deterioro cognitivo y el agotamiento de las células madre neurales. El trabajo de investigación se recoge en un artículo que publica la prestigiosa revista Aging Cell.

El deterioro cognitivo es una de las características más importantes y con consecuencias más deletéreas del envejecimiento. Éste se debe a un desequilibrio en la homeostasis celular que afecta fundamentalmente a las neuronas y a las células madre neurales que son las encargadas de la reparación y reemplazo de células neurales dañadas y/o envejecidas.

Las investigadoras del Instituto Biodonostia Leire Moreno y Miren Revuelta desvelan que la proteína p38MAPK, una importante quinasa que controla las respuestas celulares a múltiples tipos de estrés se acumula con la edad en las neuronas. Para profundizar en las consecuencias que este incremento podría tener dejaron envejecer roedores donde eliminaron la isoforma más común de p38MAPK (p38α) exclusivamente en las neuronas. Los resultados fueron sorprendentes ya que observaron que los ratones deficientes en p38α de avanzada edad mantenían mayor número de neuronas pero también de células madre neurales que los controles. A nivel funcional los ratones deficientes en p38α mantenían mejor distintas funciones cognitivas como la capacidad de memoria, aprendizaje y coordinación neuromuscular.

Este efecto fue observado exclusivamente en animales envejecidos y no en jóvenes identificando la acumulación de p38MAPK como un evento importante en la pérdida de homeostasis celular y deterioro cognitivo que ocurre con la edad.

Los resultados de este estudio proporcionan un mecanismo para explicar como se produce el deterioro cognitivo asociado al envejecimiento a nivel celular y son la prueba de concepto experimental que postula la inhibición de p38MAPK como una posible estrategia para retrasar el deterioro cognitivo asociado a la edad.

Esta idea podría ser prometedora al existir en la actualidad fármacos que bloquean la actividad de p38MAPK para el tratamiento de distintos tipos de cáncer y enfermedades inflamatorias.

Referencia al artículo: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/acel.13044