Entrevista a Iván Macía, Investigador de Vicomtech-IK4 y Jefe de Grupo de E-Salud del Área de Bioingeniería

«Conocer el modelo vascular del paciente permite reducir la incertidumbre que puede surgir en el quirófano»

Es ingeniero, pero trabaja con médicos. El desarrollo de una tesis que permite conocer al detalle la vasculatura de los pacientes le ha convertido en la mano derecha de los servicios de Radiología y Cirugía Vascular del Hospital Universitario Donostia, a quienes ayuda a preparar operaciones.

«He centrado el estudio en el análisis vascular. Normalmente, en las resonancias no es fácil ver bien los vasos sanguineos porque son estructuras largas, estrechas, tortuosas,… La tesis detectará automáticamente las estructuras vasculares en escáneres o resonancias, separarlo del resto de cosas, como huesos o músculos, y modernizarlo, es decir, determinar dónde empieza el vaso, qué longitud tiene… Además, también podemos reconstruir el vaso en una imagen en 3D».

«De las colaboraciones que se producen entre ingenieros y médicos surgen cosas bastante buenas»

«Hay tipos de programas informáticos, pero no tienen una aplicación tan interesante como la medicina»

«Conseguimos ofrecer una atención muy personalizada a cada paciente, aplicada a las intervenciones»

«Ahora mismo existe un proyecto piloto y la herramienta está en pruebas de validación. Estamos trabajando en el Hospital Universitario Donostia con el jede de servicio de Radiología, el doctor Mariano de Blas Bravo, y el jefe de Cirugía Vascular, José María Egaña Barrenetxea. Ambos forman un equipo que son referencia en este tipo de intervenciones tanto a nivel estatal como internacional. La herramienta que hemos desarrollado les gusta».

«Toda la tecnología médica la hacen ingenieros que trabajan con médicos. Hay médicos inquietos e ingenieros que trabajan con ellos. Muchas veces el médico sabe cuál es el problema y el ingeniero le dice qué es lo que puede y no puede hacer técnicamente».

«Mi trabajo mejora la planificación de la intervención y la propia operación en sí misma. Lo que conseguimos es hacer un tipo de medicina muy personalizada aplicada a las intervenciones. Se aplica a cada persona la prótesis que mejor se adapta a sus características».